Editorial

Editorial agosto, a modo de presentación

Crece desde el pie – A. Zitarrosa

Un nuevo ciclo, otros responsables y un objetivo permanente, alcanzar los fines establecidos en el Artículo 2 del Estatuto.

De modo que, resultaría ocioso abundar o describir objetivos, metas. 

Si tal vez, vale la pena, hacer uso de esta comunicación institucional, para delinear el estilo que trataremos de imprimirle a la gestión.

Un estilo que se define, al establecer el destinatario – interlocutor – contraparte de las acciones profesionales e institucionales, y haciendo uso de una licencia, al invadir el terreno de otra profesión, lo definimos como EL OTRO.  

Ese OTRO, que no es el productor agropecuario, ni las empresas para quienes trabajamos, el Estado, la Academia, la sociedad, los consumidores, el ambiente y los recursos, sino, son todos ellos y al mismo tiempo.

Un OTRO, sistémicamente segmentado, por términos tales como “oportunidad”, “posicionamiento”, “papel clave”, “mercados internacionales”, “precios competitivos”, “escala de producción”, “algoritmización de la vida”, etc., en un exceso de positividades, de certezas que diluyen e igualan. Con el peligro, de que, con lo igual no tenemos que pensar, las cosas pasan sin cuestionamientos y solo crece más de lo mismo.

El cúmulo de información está disponible a gran escala, pero debemos estar atentos, información no es pensamiento, pues el pensamiento accede a lo distinto, interrumpe lo igual y produce transformaciones.

Al reconocer que el OTRO son todos ellos y al mismo tiempo, que información no es pensamiento, debemos tomar partido por una de las dos formas de progreso, adaptación o superación.

La adaptación no presupone “mejora” a medida que se evoluciona, simplemente cada vez estamos mejor adaptados al entorno. Los “más aptos” pueden sobrevivir y reproducirse, pero la “aptitud” es un concepto que solo existe en un contexto –ecológico, profesional, económico, social– específico, no posee un significado o valor absoluto al margen de ese contexto. 

La superación en cambio, nos hace reflexionar respecto a la responsabilidad que nos cabe, sabiendo que cada día, contribuimos a crear el mundo que nosotros y nuestros descendientes vamos a habitar.

Pretendiendo transitar ese camino de superación, admitir al OTRO conlleva:

  • obligaciones y compromisos pragmáticos encuadrados en los marcos jurídicos vigentes.
  • fortalecer la identidad profesional como catalizador del uso y conservación de los Bienes Comunes.
  • ser parte de un modelo donde la cooperación sea el instrumento para generar el bien común.
  • como muy bien expresa el Ing. Ernesto Viglizzo, “el gran dilema para las sociedades modernas es cómo lograr una convivencia armoniosa entre la economía y la ecología” y eso es posible de ser alcanzado, con un modelo de gobernanza donde la acción colectiva, la reciprocidad y la confianza resulten más importantes que la maximización individual como regla de organización del mercado. 

Sólo nos resta desear que tengamos la energía necesaria y reunamos las condiciones para alcanzar esos objetivos. Está abierta la invitación a ser parte a todos los colegas del CIASFE.

No se concibe un universitario sin compromiso social

René Favaloro

Ing. Agr. Ricardo Biani, Presidente del CIASFE
Mat. 82-2-0693

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *