Ficha técnica

Los árboles, una especialidad de los ingenieros agrónomos

¿Qué nos mueve como ingenieros agrónomos a trabajar con los árboles? ¿Que hizo que la dedicación hacia ellos se convirtiera en una especialidad?

El árbol representa mucho en el planeta. Si nos ponemos a pensar en el proceso tan solo de la fotosíntesis, es una formidable fábrica de producción de materia viva, proceso por el cual puede sintetizar su alimento a través de su pigmentación en presencia de los agentes físicos y químicos que aporta la naturaleza y trasmitir la energía elaborada a otros seres durante la cadena alimentaria….nos da idea de lo que significa ya que aún el humano, no ha aprendido a sintetizar su alimento ni la energía que necesita. 

Además hay que tener en cuenta otros beneficios que aportan los árboles: purifican la atmósfera, retienen el polvillo, atenúan y filtran los vientos, dan abrigo a los pájaros, disminuyen la contaminación sonora, dan sombra, embellecen el entorno, reducen la temperatura y aumentan la humedad del aire, evitan erosión de los suelos, aportan materia orgánica.

De esta forma el árbol pasa a brindar un servicio más de los que necesitamos para poder convivir en nuestro medio. En la forma que ellos crezcan y se desarrollen, más contribuirán, y allí entra el profesional con su trabajo.

De la misma forma que el ingeniero agrónomo trabaja en el campo, potenciando el suelo para el logro de la producción y de los fines económicos, así también con esta especialidad, se pueden potenciar, con el manejo adecuado del arbolado público y los espacios verdes, los beneficios y lograr un producto de alto valor ambiental, haciendo uso del conocimiento técnico y de la especialización.

Cada vez es más valorado el recurso árbol y aumentan las demandas de la población, lo cual significa un compromiso ineludible para las autoridades responsables de pueblos y ciudades. Esto hace que sea posible interesar a autoridades con proyectos, para hagan más eficiente el uso de los recursos que se destinan para tal fin, y que el ingeniero agrónomo forme parte como un integrante más del equipo que planifica las áreas verdes donde se deben destinar recursos técnicos y económicos.

Los profesionales, tan sólo debemos dar otro enfoque en esta temática, ver el recurso como ser vivo, con todo lo que esto implica. Y allí empieza otro trabajo, más allá del conocimiento técnico y abarcando un amplio espectro, es fundamental la apreciación del recurso por parte de la población, por eso hay que apelar a una difusión que se base en la conservación y mejoramiento del arbolado. 

En lo que hace al trabajo en sí siempre debe acompañarse con difusión y capacitación para los operarios. Tener en cuenta la enseñanza desde las primeras etapas en adelante, educar en el ámbito escolar: en el respeto del ejemplar vivo, en la responsabilidad del individuo, en la preservación del recurso, los valores de ese componente natural o implantado, el respeto de la vida en todas sus formas, las acciones responsables y la actitud personal ante el arbolado público y el espacio verde, reconociéndolo como bien común y patrimonio público, para la población actual y las que van a sucederle.

También abordarlo desde el punto de vista de la salud, como influyen en la calidad de vida, el arbolado contribuye a la salud ya que actúa como descontaminante visual, en el relajamiento y en el mejoramiento de los estados de ánimos. Desde el punto de vista social, ambienta, decora, recrea, atempera, como también añade un valor económico adicional en el paisaje. 

Los problemas que puedan surgir en el espacio verde, en el arbolado, la individualización de la cuestión, sin olvidar el entorno, el medio donde está inserto, son tareas que implican conocimiento técnico profesional, para realizar el diagnóstico de la situación, resolver problemas o armar áreas equilibradas. No debemos olvidar que estamos tratando con seres vivos, de distinta naturaleza a la de los animales, pero tan compleja e importante como ésta. Estamos hablando de representantes del reino vegetal, árboles, arbustos, herbáceas y flores de estación entre otros, quienes confluyen en un sistema en equilibrio, el cual se hace fácilmente vulnerable si se aplican prácticas inadecuadas.

Por eso, colegas es nuestro espacio, debemos involucrarnos.

Acerca del autor

Ing. Agr. María Virginia Rivas

Mat. 82-2-0218

Coordinadora de la Comisión Arboricultura y Espacios Verdes del Ciasfe2 , especialista en el tema, trabajando desde hace más de tres décadas, como asesora técnica, capacitadora, y dirección en la ejecución de trabajos en administraciones públicas y en el ámbito privado de la zona de influencia del Ciasfe 2

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *